• Author:
  • Published: Jan 24th, 2010
  • Comments: 5

Los palillos del cardenal, restaurante coreano

En el post que escribí de Korea (un restaurante coreano de Madrid) uno de los comentarios, originarios de kamaboko, tuvo la amabilidad de darme a conocer el restaurante Los palillos del cardenal.

Si bién también me aconsejaron otro – el Seul, que sigue presente en mi mente – Los palillos del cardenal tiene una ventaja clara sobre Seul: Está cerca de mi trabajo. Así, bastó una llamada a mi mujer para decidir ir a visitar este restaurante del que, he de confesar, no estaba muy convencido en un principio.

En efecto, me gustan los restaurantes de una sola comida: los coreanos que sirvan comida coreana, los japoneses japonesa y los españoles española. Cuando empiezan a mezclar (comida chino-japo-coreana con influencias tailandesas…) tengo tendencia a no fiarme. Pero en este caso, creo que lo de la comida japonesa es más anecdótico que otra cosa, pues su verdadera especialidad es la comida coreana, y así está bien.

El sitio es un restaurante bastante normalito. Al entrar se encuentra uno con unos grifos de cerveza, de esos que pueden utilizar los clientes y pagar después por volumen. Se pasa a una barra de bar, de las que se pueden ver en cualquier bar, y se acaba en una sala-comedor que lo único que tiene de asiático es la soja sobre la mesa. Y la verdad es que es relajante, pues demasiados restaurantes tienden a una “asiatización” del decorado en mi opinión excesiva.

Eso sí, en cuanto se entra se respira el ambiente coreano, principalmente por los cocineros y camareros, que son todos coreanos y (creo) en su mayoría de la misma familia. Hablan todos un español que va desde correcto hasta perfecto, algunos de ellos habiendo vivido toda su vida en España – oir a un coreano hablar con acento del sur es toda una experiencia. Desde el principio me mostraron una grán amabilidad, todos los que pasaron me saludaron amablemente (cocineros incluidos) a pesar de que llegué al restaurante cuando estaban acabando la cena. No tenía ninguna prisa, por lo que me pedí una cerveza y les dije que acabaran de comer tranquilamente. A pesar de todo uno de los camareros – después se juntó otro – se quedó conmigo, y estuvimos charlando un rato.

En el restaurante ofrecen una amplia variedad de cervezas: la clásica Mahou, Voll-Damm doble malta, Paulaner, Asahi (una cerveza japonesa) y OB Lager (una cerveza coreana). Probé esta última, una cerveza ligerita que tiene entre otros ingredientes trigo, malta y arroz. Es ideal para la comida picante coreana, y para un clima que tiene que ser bastante agobiante en verano. No creo, sin embargo, que se convierta en mi cerveza de referencia, entre otros por los más de EUR4 que cuesta.

Los camareros (unos chicos jóvenes) fueron encantadores. Estuvimos hablando un buen rato, me contaron un poco sobre el restaurante, la comida, su historia y un montón de otros temas mundanos. Tengo que decir que me gusta que me den conversación, y como estaba solo la aprecié más todavía. Incluso se me acercó a hablar uno de los clientes, un coreano que está estudiando en España, que cuando se enteró de que mi mujer era japonesa nos invitó a una cerveza coreana y japonesa, un guiño para indicar su buena relación con el país vecino, y un gesto que aprecié enormemente.

Como suele ser mi costumbre me dejé aconsejar por el camarero. Además de las “recomendaciones” de mi mujer, claro… :-)

Los platos elegidos fueron los siguientes:

Kimchi

Empezamos con kimchi, un clásico. Ir a un coreano y no pedir kimchi es como ir a un chino y no pedir arroz tres delicias. Eso sí, puede que no sea un plato para todos los gustos. Esta col fermentada con picante y mucho ajo tiene un sabor fuerte que no gustará a todos los paladares. Sin embargo, es el acompañamiento más común en las comidas coreanas. Tradicionalmente se fermentaba en cubas situadas en el techo de las casas. Pero no se toma solo (si no se quiere, claro, yo lo disfruto solo también) sino que acompaña el arroz. Creo que, si no se ha probado nunca, hay que pedirlo. Es un must.

Chayangmyon

El chayangmyon consiste en un plato de tallarines con una salsa de judías negras. Según el chico que nos atendió es un plato muy tradicional, aunque era la primera vez que oía hablar de él. Cuando lo trajeron me arrepentí, la pinta no es demasiado atrayente y la salsa me recordaba a la china de judías negras, con un fuerte sabor. Sin embargo el plato tiene un sabor suave y agradable, y los tallarines (creo recordar que de fabricación casera) tenían una textura muy agradable. Si es que con la comida no hay que tener prejuicios…

Bibimbab es otro clásico – que ya conocía – y tiene tantas variantes como la paella. En este restaurante lo hacen sin carne, aunque también se puede pedir la versión carnívora para los amantes del cerdo. Consiste en una base de arroz con otros ingredientes – principalmente verduras y un huevo – que se sirven sobre un recipiente que guarde el calor, como puede ser piedra o hierro fundido. Se le añade entonces picante y se mueve bien la mezcla antes de servirlo. Por cierto, se pueden observar los palillos de acero, y no madera, plástico o bambú como suele ser habitual en otras culturas.

bibimbab

Bibimbab servido

Como soy un gran fan de kimchi, pedimos un kimchichigue, que viene a ser un guiso a base de kimchi, tofu y carne de cerdo – probablemente panceta – y la verdad es que, quitando que es un plato bastante picante, me encantó. Me ha gustado tanto que lo voy a hacer en casa – justamente compré 1kg de kimchi ayer y cuando fermente bien y sea demasiado fuerte para acompañar el arroz estará en su punto para este plato. Se acompaña con arroz por razones evidentes, y es el plato ideal para los amantes de los sabores fuertes como yo. A compartir con la pareja si se quieren evitar comentarios desagradables posteriormente :-)

Kimchichigue

Y para acabar, un jotok, o lo que es lo mismo, una crepe de arroz glutinoso con azucar moreno en su interior. Esto no es lo que más me gustó, pero seguramente sea porque comimos mucho y soy poco amante de los postres.

Jotok

Que no se me olvide mencionar que este restaurante ofrece también la barbacoa coreana, un clásico por esas latitudes, y un plato que tendrá un éxito seguro entre los españoles. Además de una multitud de platos como el estofado de marisco picante – jemulchim, la molleja de pollo con guindilla verde – dactong-yib – o la panceta de cerdo picante con verduras – duruchigui.

Edit 7 Feb 10: Volvimos con unos amigos al restaurante ayer y la gente tan simpática como siempre. Echaron una mano a mis amigos con su próximo viaje a Corea, y además aprovechamos para pedir algunos platos diferentes. Eso sí, esta vez no hay fotos… Probamos el payon, una tortita de gambas y calamares que se toma de entrada. Lo acompañamos de un futomaki. Mi mujer me asegura que los coreanos también tienen sushi, pero a mí me sabió al sushi que hacen los japoneses… aunque estaba bueno. Lo acompañamos en honor a nuestros amigos carnívoros de samgyupsal, la barbacoa de panceta de la que hablé, acompañada con una salsa picante dulzona y hojas de ensalada en la que se enrolla la carne. El resto entra dentro de lo ya presentado antes. Mis amigos acabaron encantados. Nos salió el festín por menos de EUR25 por persona.

Y llegamos, como siempre, a la dolorosa, que no lo fue tanto. Con te, cerveza, y todos los platos mencionados – ampliamente suficientes para dos tragones como nosotros, por lo que alimentarán sin problemas a dos personas normalmente constituidas – no pasó de los EUR50. Una mayor ingestión de bebidas hubiera seguramente aumentado la cuenta, pero nada fuera de lo razonable.

Restaurante Palillos del Cardenal (ver mapa):

Calle Cardenal Cisneros 49
28010 Madrid
España

Tel: 91 448 90 60

Metro Bilbao, Quevedo o Iglesia

Tags: , , ,

5 Responses to “Los palillos del cardenal, restaurante coreano”


  1. kamaboko
    on Feb 16th, 2010
    @ 18:32

    Todo un honor lo de dedicarme el post, gracias Guille!

    Estoy completamente de acuerdo con lo de la amabilidad de la gente de Palillos del Cardenal. En mi caso, a la hora de salir a comer, le doy muchísma importancia al servicio, e inmediatamente despues a la calidad de la comida.

    Para mí lo del lugar es importante, pero pasa a un segundo plano.

    ———————————————

    NOTA: Lo de la amabilidad lo digo porque en muchos restaurantes (asiáticos o no) te tratan como si te estuviesen haciendo un favor, y para mí, en este caso nadie hace un favor a nadie, ya sea el cliente o el servicio: aqui hablamos de un intercambio de dinero por comida.

    La calidad del restaurante (y la del cliente) aumentan de manera exponencial con la educación y la amabilidad.

    ———————————————

    También coincido contigo en aquello de que a veces la decoración en algunos sitios es demasiado asiatizada… como si vamos a un restaurante español en Tokio y entre la decoración tenemos toros, una guitarra, una foto de Julio Iglesias y algun otro cliché más. Aunque sobre gustos…

    En palillos del cardenal los protagonistas son los platos; los ingredientes son de primera, cocina casera coreana de verdad servidas con mucha amabilidad.

    Y una vez más coincido contigo, te digo que el Jotok tampoco a mi tampoco me vuelve loco, es una especie de tortita rellena de una mezcla de azucar moreno, semillas de sésamo, miel y canela que sirven en puestecillos callejeros en Corea. Supongo será para añadir un postre para nostálgicos.

    Mi plato favorito de la cocina coreana el el “bibim naengmyun”. Tallarines duros picantes.Muy picantes. Por si te interesa

    http://es.wikipedia.org/wiki/Naengmyeon

    Un saludo y de nuevo enhorabuena por el blog.


  2. guille
    on Feb 16th, 2010
    @ 21:23

    Gracias a tí y a gente como tú, que tiene la paciencia de esperar los posts que hago de mes en mes, y que me aconsejan buenos sitios que visitar :-)

    De hecho, no es el primer restaurante que visito gracias a vosotros, y en general acierto siempre.

    ¡Probaré el bibim naengmyun!


  3. PALILLOSDELCARDENAL
    on Feb 18th, 2010
    @ 03:01

    ANÑONGJASEIO.
    Hola… por casualidad he leido el largo y amable comentario sobre el restaurante Palillos del Cardenal. Estoy muy agradecido de tan largo y estudiado escrito. Y espero volver a verlos nuevamente.
    Ah… tenemos nengmyun tambien, pero normalmente lo servimos solo en verano. Pero con una llamadita anticipada se hara todo lo posible para deleitar a todo buen amante de lo coreano.
    Nuevamente, gracias. GOMAPSUMNIDA.


  4. guille
    on Feb 18th, 2010
    @ 11:19

    Hola,

    No sé cual de los camareros eres, pero ten por seguro que volveré. Los amigos con los que fui el otro día acabaron encantados, por lo que seguramente vuelvan también.

    ¡Me acordaré del plato de verano!


  5. Leti
    on Sep 26th, 2010
    @ 22:02

    ¡Buenas! Mi compañero y yo somos habituales de Los Palillos del Cardenal. De hecho, aunque no comamos, lo visitamos una vez por semana para disfrutar de una cerveza y el excelente ambiente que se respira. Y, por supuesto, también vamos específicamente a degustar la cocina. Se nota (mucho) que son platos auténticos, hechos con cariño y nada de prisas. No tiene que ver con el concepto “fast food” que en ocasiones se aplica a los lugares de comida de extremo oriente. Me encanta que la decoración sea sencilla y sin reclamos chillones, ni alardes pseudo-asiáticos. El chayangmyon me encanta, al igual que el kimchi, los fideos en sopa de mariscos o las clásicas (pero que aquí son especialmente buenas) empanadillas. A todo esto, han retirado de la carta un plato que equivaldría al japonés “katsudon” y es mi única queja (y dicho entre comillas). Yo no soy aficionada, pero mi pareja echa de menos el filete de cerdo rebozado sobre arroz y huevo. De hecho, lo ha probado en restaurantes japoneses (con jefes de cocina japoneses) y asegura que el que más le gusta es el de Palillos del Cardenal.

Leave a Reply

© 2006,2007,2008,2009,2010 Guillermo Fernández Castellanos | Header images by Nick Lobeck