• Author:
  • Published: Feb 7th, 2010
  • Comments: 6

Venta de la Colilla, ¿el mejor cocido de Ávila?

Hace poco estuve en Ávila con mi mujer y unos amigos – uno de los cuales es aparentemente asiduo lector de este blog, aunque dentro del anonimato, pues nunca deja comentarios :-P Nos hospedamos en el Hotel Palacio Valderrábanos, que me dejó un sabor agridulce. Por una parte los que nos atendieron fueron amables y educados, por otra parte las habitaciones no correspondían a un hotel de 4 estrellas, informaron mal del precio a nuestros amigos (que llamaron 2 veces para confirmarlo) y por EUR60 que costó la noche y visto el error que cometieron con los precios podrían habernos invitado al desayuno o al menos al garaje. Ahora la recomendación: La Sinagoga (C/ Reyes Católicos, 22) es un hotelito de dos estrellas pero muy nuevo que se construyó sobre una (¡oh! sorpresa) sinagoga del siglo XV y que, ha decir de mis amigos, es mucho mejor que el hotel en el que estuvimos.

Aparte de ser una ciudad preciosa famosa por sus murallas e iglesias, Ávila es un sitio ideal para el que le guste salir y comer. Las tapas que sirven en los bares son impresionantes, y es uno de los orgullos de los locales. Sirven además cerveza Grimbergen de grifo, una cerveza belga de abadía muy agradable y que rara vez he visto por estos lares.

El caso es que para comer, y conociendo mis gustos culinarios, nos llevaron estos amigos a un sitio reputado por su magnífico cocido y platos típicos de la región. Me avisaron de que el sitio era un poco… rústico, pero me prometieron que no me arrepentiría. Y no se confundieron… en ninguno de los puntos :-)

Cuando trabajaba en Mafpre estábamos en un sitio perdido de la mano de diós llamado Gobelas. Llegar era toda una aventura que sufrí en mis carnes durante medio año – aunque muchos de mis compañeros siguen trabajando allí desde hace ya dos años. El caso es que un colega decía que “cada día Dios pone Gobelas un poco más lejos”. Bueno, pues la Venta de la Colilla está en un lugar parecido.

En medio de ninguna parte, con la parte de atrás apenas asfaltadas y ya pasadas varias fábricas de embutidos se levanta esta venta de piedra en la que casi hay que agacharse para pasar por la puerta. Es bastante rústica, con un bar y una sala de comer relativamente pequeña, con capacidad para unas 30-40 personas.


El lugar está adornado sin grandes complicaciones, con algunos detalles y una cabeza de jabalí. Las mesas son las de tasca de toda la vida con mantel de papel y el menú el de esperar de un restaurante tradicional y “de toda la vida”. Cochinillo, cabritillo, chuletones, estofados, entrantes variados, varios platos tradicionales y el esperado cocido – que hay que reservar por adelantado.

Algo que no me gustó fue el humo de la sala. En este punto, la venta hacía honor a su nombre. Independientemente de que el número de personas que fumaba en la sala era alto, no había ni una ventana abierta y la ventilación dejaba que desear. Algo que no me molesta demasiado, pero que mi mujer sufre más. A ver cuando hacen todos los locales no fumadores…


El cocido era espectacular, como se puede observar en las fotos. Es verdad que hay cocidos más grandes en Madrid, pero son mucho más caros y de todas formas no pudimos acabarlo todo. Lo acompañaron con col en ajoriero, los garbanzos que estaban muy suaves y sin pellejo, y la carne – la típica del cocido.

Lo curioso es que nos trajeron para empezar la sopa en dos versiones, la primera tenía fideos, y en la otra le habían puesto pan de hogaza. Me recordaba un poco a las sopas de ajo que he probado de niño en casa de mi abuela.

De segundo (pues queríamos comer ligerito) me metí en el cuerpo con la ayuda de un amigo una ración de cochinillo. Las patatas que las acompañaban estaban muy buenas (y lo dice alguien muy poco amigo de este acompañamiento). Nosotros no pedimos nada más, pero ví en la mesa de al lado un filetón – de 400gr según me contó el camarero – que daba gusto verlo.

Una ensaladita ayudó a aportar ese toque verde de verdura tan necesario en toda comida. Aunque, como dice el refrán, de lo que come el grillo, poquillo fue nuestro motto.

Los camareros eran simpáticos y atentos, aunque uno de ellos fuera un poco… lento. Y no me refiero a lento en el servir. Le dejamos bien claro desde el principio que íbamos a compartir el cocido (3 raciones para 7 personas) y que de segundo algunos de nosotros tomaríamos cochinillo. Nos sirvió antes el cochinillo que el cocido en dos ocasiones, y finalmente trajo uno de más (que también cayó, naturalmente). En los postres, al pobre hombre le costó recordar más de tres seguidos y se volvió a confundir en las copas. Pero vamos, era solo uno, y es un detalle dentro de lo bien y abundante que comimos.

Nos salió la cena por unos EUR25 todo incluido, con comida, postre, café y copa, lo que es un precio muy competitivo comparado a los robos que se sufren a veces en la capital.

Si no es un restaurante en el que invitar a alguien para asombrarle con su elegancia, es un sitio correcto en el que se come bien y se puede pasar un buen momento con los amigos disfrutando de una comida que le quitará a toda persona normal las ganas de visitar la ciudad. Por la necesidad de siesta, digo…

Venta de la Colilla

Ctra. Nacional 110
Km. 261
La Colilla, Ávila
Tel: 920 269 747
Cerrado el lunes

Tags: , , ,

6 Responses to “Venta de la Colilla, ¿el mejor cocido de Ávila?”


  1. Haruki
    on Feb 8th, 2010
    @ 23:07

    La verdad es que estuvo bonísimo. Ya he probado varios tipos de cocido, pero este sitio es uno de los mejores. En cuanto a la relación precio calidad, es el mejor sitio :-)
    Lo único es que había muchísimo humo en esta sala pequeña… me hubiese gustado tener por lo menos un ventilador. Pero bueno, no se puede pedir mucho si la comida está tan rica.


  2. el vecino
    on Feb 10th, 2010
    @ 17:01

    ¡Pedazo cocido os metisteis entre pecho y espalda! y yo me quede con las ganas de ir pero en fin, otra vez será.

    Saludos ;-


  3. guille
    on Feb 10th, 2010
    @ 19:58

    Pues sí, ¡peaso cocido!

    Pero vamos, que soy un hombre sacrificado y volvemos cuando sea necesario, ¿eh? :-)


  4. conlofer
    on Jun 27th, 2012
    @ 21:26

    Recordaba este lugar con mejor relacion calidad precio.Creo que en algunas cosas se ha subido un poco a la parra,Cobran 1,50€ por cada rebanadita de pan, pues se supone que esa es la racion por persona,los entremeses aburridos,corrientes y caros 11€,Suma y sigue y como seais varios no se puede pagar con tarjeta de credito,asi que creo que en Avila capital se puede comer mejor,no merece la pena el paseo,


  5. guille
    on Jul 15th, 2012
    @ 01:21

    Pues que pena que haya cambiado tanto en cuestión de un par de años. Lo del pan no tiene nombre, algo tan básico no debería ser cobrado por rebanada.

    Gracias por comentar.


  6. silver price
    on Aug 6th, 2012
    @ 09:37

    Casa Lucio es un “must” de Madrid, puede gustar más o menos pero es un básico.A mi me gusta, y mucho, ya que aunque no lo parezca se come bien, mucho y nada caro.Siempre hay ambientazo por lo que hay que reservar con semanas de antelación. Es posiblemente uno de los restaurantes más animados de Madrid.Que si aparece un famoso, que si sale Lucio y cuenta chistes, que si un famoso se pone a cantar…La verdad yo siempre que he ido me lo he pasado bomba. Una vez estaba cenando Ferrán Adriá y claro Lucio salió a saludarle con todo el paripé que eso conlleva. Otro día estaba cenando Siempre Así y se pusieron a cantar. Y otro día Lucio se puso a contar chistes mano a mano con otro viejo.Hay que decir que Lucio está muy cascado y que me dá a mi que cuando se muera el restaurante ya no será lo mismo por lo que es mejor ir ahora que todavía ves a Lucio por allí.Respecto a famoseo, aparte de los que antes he dicho, suele haber mucha gente de la farándula, gente del teatro de los años 70, y famoseo casposo en general. El ambiente lógicamente es muy pureta.En cuanto a la comida, hay 3 platos básicos que debe pedir todo el mundo. Los famosos huevos que, estando muy buenos, me parecen el peor plato. Los callos que son brutales con una salsa única que los convierten en unos de los mejroes de Madrid. Recomiendo mezclar lso callos con los huevos, en plan cerdo, pero está exquisita la combinación. Y el cochinillo, crujiente, jugoso (le vendría mejor más salsa)…Para terminar un arroz de leche o unas natillas inmejorables.Todo, con vino de la casa, un buen rioja, o un buen rueda, no sale a más de 50 por barba lo que me parece un precio muy correcto.

Leave a Reply

© 2006,2007,2008,2009,2010 Guillermo Fernández Castellanos | Header images by Nick Lobeck